Los carbohidratos son necesarios porque son nuestra fuente de energía, nuestro combustible. Lo importante es elegir los de buena calidad, y además en una adecuada proporción.

El exceso de carbohidratos.

En este capítulo analizaremos cómo los carbohidratos afectan nuestro metabolismo.

 

  Los carbohidratos son importantísimos. Son la principal fuente de energía y cumplen funciones esenciales.

 

 Pero la gran mayoría de la población hoy en día no está comiendo los carbohidratos correctos y están comiendo demasiados, punto.

 

 Si estuviéramos comiendo buenos carbohidratos y además no tantos no estaríamos afrontando la epidemia de obesidad que tenemos hoy en día.

 

 

  En “Como acelerar el metabolismo”, podrás encontrar un análisis más profundo sobre el tema.  Desde qué es el índice glucémico, para que sirve y una lista detallada de buenos carbohidratos con sus índices glucémicos. 

 

  Aquí compartiré una información introductoria sobre el tema y te daré algunos consejos para que puedas comenzar a hacer modificaciones en este aspecto

 

Los Refinados

¡Son la principal causa de ingesta inadvertida de calorías!

 

Estos productos se diseñan en base a estudios de marketing para que el cliente consuma lo más posible.

          

Responden únicamente a una estrategia de venta.

Pensemos en los  productos de panadería como son las medialunas, las tortitas, donas y todo tipo de galletas.   Son alimentos llenos de hidratos de carbono, grasa  y pobres en micronutrientes y fibras y muy calóricos.  Invitan a comer más por su textura, palatabilidad y sabor haciéndonos exceder en calorías ingeridas y no dan saciedad por la falta de nutrientes y fibra.  

 

 Te contaré una historia.  Tuve la suerte de tener la experiencia de trabajar en un pequeño pueblo de la Patagonia Argentina.  Una vez al mes me tocaba visitar la gente de la zona rural.  Viajábamos una hora para ir a verlos y recorríamos chacra por chacra.  

 

 

Observamos que muchos llegaban a edad avanzada en muy buen estado de salud y lucidez mental.  

 

 En una ocasión visitamos un hombre de campo que teniendo cerca de 80 años aún recorría su campo de a caballo.  

 

Por ello lo documenté con esta foto.→

Eran largos nuestros debates en nuestro viaje de vuelta.  Unos decían que era por hacer más ejercicio, otros porque tienen menos estrés.  Finalmente llegamos a la conclusión de que comían más natural.  Tenían una huerta y animales criados en el campo. Hacían su pan casero pero ninguna harina más.

 

 Luego unos años después conocí en un congreso de nutrición un grupo de médicos que recomendaban este modo de alimentarse: variado pero natural con buenos resultados.  Lo llaman alimentación fisiológica.  Come hasta saciarte decían, pero natural. (Libro  Alimentación fisiológica del Dr. Sananes)

 

  Las harinas son más calóricas que cualquier verdura incluso que la papa, choclo y batata.  ¡Además se suelen combinar con grasas!  Por otro lado tienen índice glucémico alto, por lo tanto son más difícil de metabolizar, suben la insulina y tendemos a guardar más reservas en forma de grasa que comiendo buenos carbohidratos.

 

 En base a esto te detallo a continuación el segundo paso para comenzar a controlar tu peso:

 

 Comer alimentos naturales ricos en nutrientes y fibras. Te darán saciedad y te ayudarán a controlar unos kilos iniciales. Esto no solo es por disminuir el aporte calórico sino porque mejora el metabolismo.

 

Si eres una persona activa muchas veces sacar los refinados y comer más natural es suficiente.  

 

Te lo dice alguien que hace unos años le parecía imposible no comer un montón de pan.    

 

 Cuando te desintoxicas hasta te gusta más comer natural y el cuerpo ya no te pide esos alimentos. Empiezas a descubrir y disfrutar otros sabores.

Si llevas una vida muy sedentaria por cuestiones de trabajo o familia, o tienes ya más de 40 años te aconsejo “Como acelerar el metabolismo” otro E-book donde descubrirás no solo cómo  contar las calorías en los alimentos sino también otros trucos para agilizar el metabolismo.

  Descubrirás cómo estar delgado y saludable sin vivir a dieta ni pasar extenuantes horas en el gimnasio.

  Te adelanto un dato: si tienes insulino-resistencia y/o mayor de 40 años, no solo te aconsejo consumir los carbohidratos más naturales sino conocer el índice glucémico de los mismos.  Y elegir los de bajo índice además de darle un ritmo a su ingesta concentrándolos más al mediodía y merienda.  Nada a la cena y desayuno preferentemente proteico para bajar por muchas horas la insulina y favorecer el descenso de peso.

Ve a autoevaluación clínica para realizar los cuestionarios de autoevaluación.  En la esfera hormonal, te recomiendo especialmente el de la subesfera resistencia a la insulina.